Beneficios del deporte tras sufrir un DCA

La práctica de deporte es esencial para mantener una vida saludable, y en el caso de las personas que han sufrido daño cerebral adquirido, se convierte en una herramienta complementaria al tratamiento que puede ser muy beneficiosa. Es importante brindar a los pacientes una serie de ejercicios para trabajar tanto su condición física como cognitiva, conductual, funcional y emocional. En este sentido, la actividad física y el deporte juegan un papel fundamental, ya que no solo les ayudan a mejorar su condición física, sino también aumentan su confianza en sí mismos, su autoestima y favorecen las relaciones sociales.

Practicar deporte después de haber sufrido un daño cerebral, como un ictus, puede ayudar a prevenir posibles complicaciones futuras, como nuevos ictus, al regular niveles de colesterol, glucosa y tensión arterial. Además, en el caso de las personas mayores, mantenerse activo físicamente les ayuda a ganar flexibilidad, fuerza y equilibrio, reduciendo así el riesgo de caídas y lesiones.

Por eso, es fundamental promover y desarrollar el deporte adaptado para personas que han sufrido daños cerebrales. Actividades como la natación, el atletismo o los deportes de equipo son excelentes opciones para mejorar la calidad de vida de estos pacientes, prevenir lesiones y favorecer la socialización.

Es importante que encuentren una actividad que les motive y establezcan una rutina de ejercicio, pues esto será clave para su recuperación y para mejorar su calidad de vida.

 

Mejora de la condición física, psíquica y las relaciones sociales

El deporte puede cumplir funciones rehabilitadoras. La terapia físico-deportiva mejora la salud y las capacidades de las personas, ya que sus beneficios se producen a nivel físico, psíquico y social. Son numerosos los especialistas que coinciden al afirmar que la actividad física y el deporte pueden paliar carencias físicas y fisiológicas, así como aumentar la confianza en uno mismo y la autonomía.

Entre los beneficios que se asocian a la actividad física y el deporte tras sufrir un TCA, destacan:

  • Ayuda a desarrollar el potencial físico.
  • Contribuye a prevenir un ictus secundario.
  • Mejora el auto-concepto, la autoestima, el conocimiento de los límites personales, la atención, la memoria, la concentración y los efectos de la depresión.
  • Aumenta  la socialización, la participación, el aprendizaje y respeto a las reglas o el desarrollo de la colaboración entre compañeros.
  • Permite el disfrute del tiempo libre y cubre las necesidades lúdicas.

Conoce más sobre nosotros

VitalStim® Therapy

¿Qué es la electroestimulación? El sistema VitalStim® Therapy se basa en el uso de la Estimulación Eléctrica Neuromuscular (NMES), donde una pequeña corriente eléctrica, que ha sido calibrada

Leer más